martes, 8 de abril de 2008

San Marcos SOS

Gavillas de pandilleros, drogadictos y delincuentes los esperan cada día en las inmediaciones de la Ciudad Universitaria. Lo más grave es que no hay quien los proteja. Tal parece que San Marcos y los barrios aledaños no figuran en el mapa del serenazgo de la Municipalidad de Lima.


Artículo publicado en La República el domingo 6 de abril / Desde que las obras de los intercambios viales arrancaron a fines del año pasado, cientos de sanmarquinos –estudiantes, docentes y trabajadores– han sido víctimas de asaltos, secuestros al paso y agresiones.Gavillas de pandilleros, drogadictos y delincuentes los esperan cada día en las inmediaciones de la Ciudad Universitaria. Lo más grave es que no hay quien los proteja. Tal parece que San Marcos y los barrios aledaños no figuran en el mapa del serenazgo de la Municipalidad de Lima. En cuanto a la Policía Nacional, solo tiene guardias de tránsito destacados allí.
Por María Paz de la Cruz
Fotos: Melissa Merino

CONTRA LA PARED
Ni de día. Rafael Sotomayor sabe que ni en plena luz del sol pueden sentirse seguros. Le quitaron su celular y veinte soles.

Nombre:Rafael Sotomayor

Facultad: Derecho

Edad: 22 años

DNI: 43090066

El jueves 17 de marzo, a las 10 de la mañana, Rafael salió de San Marcos por la puerta Nº 3 de la Av. Universitaria. Buscaba una farmacia para comprar una pastilla y mitigar la migraña. Estaba de regreso al campus, a dos cuadras de distancia, cuando apareció un tipo con pinta desaliñada y lo empujó contra la pared. "¡Dame tu celular!, ¡dame tu celular, carajo!", le repetía a gritos. Rafael intentó resistirse pero el hombre lo amenazó con un cuchillo. Le quitó el celular, veinte soles y ‘arrancó’ por una calle desolada. El muchacho buscó a un policía, pero ya era demasiado tarde. Ni rastro del ladrón en los alrededores.

NOS RODERON
En mancha. Óscar Huayas muestra cómo lo inmovilizaron. Un policía de tránsito lo presenció todo.

Nombre: Óscar Huayas Galindo
Facultad: Ingeniería Metalúrgi
ca
Edad: 20 años DNI: 44744527

La noche del viernes 29 de febrero Óscar fue a San Marcos para la matrícula del nuevo ciclo. Se encontró con algunos amigos que no había visto desde el año pasado y todos decidieron ir a un restaurante de la Av. Venezuela (frente al campus de San Marcos) para conversar y ponerse al día. Eran seis: dos mujeres y cuatro hombres. A las 10 de la noche estaban caminando hacia el paradero (en el cruce de Venezuela con Riva Agüero) cuando diez pirañitas los asaltaron. Se habían escondido en los cerros de desmonte que la municipalidad deja olvidados allí. A media luz eran pan comido para esta gavilla de delincuentes. Óscar estaba inmovilizado, sintió la punta de un cuchillo en el cuello. Sus compañeros corrieron igual suerte. A las chicas les robaron las carteras y los celulares. Todo ocurrió en un minuto. Óscar cuenta, indignado, que a pocos metros de distancia había un policía de tránsito que les dio la espalda y luego se negó a auxiliarlos.

SECUESTRO AL PASO

inseguro. MIchael Flores fue víctima de un secuestro al paso en la puerta de la universidad. Nadie salió en su defensa.

Nombre: Michael Flores Olivos

Facultad: Contabilidad

Edad: 21 años

DNI: 44080850

Eran las 9 y 30 del 3 de enero. Michael esperaba a un amigo parado en la puerta Nº 1 del campus universitario (entre Venezuela y Riva Agüero). De pronto recibió una llamada a su celular, el amigo le avisaba que tardaría media hora. Decidió ir a tomar un jugo. Caminaba por Venezuela rumbo a Universitaria cuando un tipo lo sujetó del cuello. Otro apareció con un cuchillo en la mano. Le pidieron el celular y toda la plata que llevara encima. La presencia de un policía en las inmediaciones obligó a los ladrones a subir a un bus. Michael seguía maniatado por ellos. Lo llevaron al último asiento y, siempre con el cuchillo hincando su abdomen, lo despojaron de todo (celular, reproductor MP3 y veinte soles) pero no lo dejaron irse hasta que el bus llegó a la avenida Tacna. Michael contó su drama a una pareja de policías de tránsito que se limitaron a darle unas monedas para que regrese a casa.

LO ARRASTRARON POR LA PISTA

Temor. Alex Vega ya no llega ni sale solo de la universidad.

Nombre: Alex Noé Vega Rojas

Facultad: Ciencias Biológicas

Edad:19 años

DNI: 70433464

El 14 de diciembre, a las 7 y 30 de la noche, Alex caminaba por una calle oscura que es la ruta obligada para llegar a la puerta Nº 3 de San Marcos. Allí le cerraron el paso siete desconocidos. Alex tenía un canguro cruzado en el pecho. Uno de los tipos intentó arranchárselo pero él se resistió. En el forcejeo Alex se cayó y los otros delincuentes lo arrastraron por la pista hasta que finalmente lograron quitarle el canguro. Allí llevaba sus documentos y 45 soles. Alex intentó poner una denuncia en la comisaría de la Unidad Vecinal Nº 3, pero allí un policía de turno se negó a atenderlo. Adujo sobrecarga laboral y le pidió esperar. Alex se cansó de esperar y se fue a casa.

LA GOLPEARON

Roxana Jáurigue muestra los brazos que permanecieron morados durante dos semanas. La golpearon por ofrecer resistencia.Nombre: Roxana Jaúrigue Torres

Facultad: Contabilidad

Edad: 21 años

DNI: 43719681

Eran las 10 y 15 de la noche del 8 de diciembre. Roxana salía de clases por la puerta Nº 1 (en la Av. Venezuela). Dos amigas la acompañaban al cruce con Universitaria. De la oscuridad surgieron cuatro siluetas. Como siempre los tipos blandían cuchillos. Tal parece que nadie escuchó sus gritos de auxilio. Roxana fue la única víctima. Intentó resistirse, pero la golpearon. Al final se llevaron su cartera con dinero, celular, calculadora, documentos, libros y cuadernos.

UN CUCHILLO ESPERÁNDOLO

A pesar del tiempo transcurrrido, Renzo no olvida el trauma del asalto..Nombre: Renzo Miranda
Facultad:Contabilidad

Edad: 19 años
DNI: 45112356

Un día bastate frío de octubre del 2007. Renzo caminaba por las calles de la urbanización Elio con dirección a San Marcos. Ya estaba a unos pasos de la puerta Nº 3, en la avenida Universitaria, cuando dos muchachos que se hacían pasar por vendedores de caramelos lo arrinconaron contra la pared y, cuchillo en mano, le exigieron el celular y su billetera. Renzo los vio violentos, dispuestos a hacerle daño si se negaba. No lo pensó dos veces. Les entregó su teléfono y 50 soles. No puso denuncia porque cree que la policía no habría movido un dedo para socorrerlo.


SÁLVESE QUIEN PUEDA

Un vocero del área de seguridad de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos nos informó que el Rectorado ha solicitado a las comisarías, a la Municipalidad de Lima y al Ministerio del Interior que mejoren la seguridad en las calles aledañas a la Ciudad Universitaria. Pero como las víctimas no llegan a denunciar los asaltos, la Policía no tiene la menor idea de la magnitud de esta ola de violencia que mantiene en vilo a los sanmarquinos. Durante nuestra visita constatamos que sólo hay un efectivo policial de Seguridad Ciudadana en cada una de las dos puertas de acceso y las rutas de desvío peatonal no cuentan con suficiente iluminación ni vigilancia. No hay quien proteja a los alumnos en la temeraria caminata que cada día deben hacer para estudiar.

1 comentario:

Fernando Biker dijo...

La ciudad a veces parece muy grande. En mi caso ingreso por la pta 5 y ahi no e visto problemas, supongo q es x los bancos q se encuentran al frente. El problema creo yo, es la Policia, donde queda la seguridad, la vigilancia, no basta con hacer q un par de policias caminen, hay q agregar cámaras para detenerlos. Y no se olviden de hacer su respectiva denuncia, son 3.5 q puede ayudar a sumar las estadisticas y asi poder aumentar el número de efectivos en seguridad. Salu2 Fernando Yucra