domingo, 17 de febrero de 2008

Universidades ¿Elegimos el tercio superior?

Por Manuel Burga, ex-rector de San Marcos (Artículo publicado en "La República" el
jueves 21 de febrero
de 2008)

Según, "El Ranking universitario en el Perú", un libro publicado el año pasado por la ANR con apoyo de Iesalc-UNESCO. La Universidad Nacional Mayor de San Marcos sería la mejor universidad del país, seguida inmediatamente por la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Asimismo, entre las 10 primeras encontramos siete públicas y solamente tres privadas.

La ANR, frecuentemente tan criticada, pero a menudo igualmente tan sorprendente, publicó el año pasado, con el apoyo de Iesalc-UNESCO de Caracas, el libro de Luis Piscoya Hermoza, Ranking universitario en el Perú. Estudio piloto, 2007, sobre el cual se prefirió guardar silencio por ofrecer conclusiones no muy convincentes, o las que se podrían esperar. En realidad se trata de un informe de investigación encargado por las dos instituciones mencionadas y en eso radica también la importancia de esta publicación y el lógico temor a su impacto público. Los responsables de las universidades, sus dirigencias políticas en el caso de las públicas, sus autoridades, en el caso de públicas y privadas sin fines de lucro o simplemente dueños en las universidades/negocio, se encontraron frente a un primer ranking que han podido considerar, analizar, discutir para reorientar la gestión futura de sus instituciones.
Han pasado quizá más de ocho meses de su publicación, y ahora que tanto se habla del tercio superior, como de un concepto o herramienta que nos permitiría mejorar nuestra educación secundaria, me parece oportuno volver sobre este libro. Sobre todo para preguntarme: ¿los estudiantes eligen a sus universidades buscando el tercio superior? Entonces identificar a las mejores universidades en el Perú, como los especialistas de la Jiao Tong University de Shanghai lo hacen para el mundo, podría prestar un gran servicio a todos; sean usuarios, autoridades o dueños del negocio. El libro de Luis Piscoya es útil por lo siguiente:
  1. Nos permite ingresar a la cultura de los rankings universitarios ahora tan populares en el mundo.

  2. Nos pone frente a un primer ordenamiento de las universidades peruanas de acuerdo a sus méritos: hay las 10 primeras, como también las 10 últimas, de la muestra utilizada.

  3. Se crea por primera vez una fuente de información para los miles de postulantes que cada año se desvelan, junto a sus padres, buscando el ingreso a una institución que les asegure una formación de calidad y un buen futuro.
Este ranking evidentemente es polémico y discutible, como todos los rankings similares, y quizá este aún más por las sorpresas que trae consigo. La Universidad Nacional Mayor de San Marcos lo encabeza, seguida inmediatamente por la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Peruana Cayetano Heredia, lo que quizá no nos debe sorprender. Pero pronto tenemos la primera sorpresa: entre las 10 primeras encontramos siete públicas y solamente tres privadas, las dos ya mencionadas y la Universidad del Pacífico.
Nos preguntamos dónde están las aparentemente exitosas universidades privadas empresa, como la Universidad Particular San Martín de Porres y la UPC. La segunda sorpresa: que la Universidad Nacional del Altiplano ocupa el quinto lugar, inmediatamente después de La Molina, dejando a la Universidad Nacional de Ingeniería en el noveno lugar, muy cerca de la Universidad Nacional Agraria de la Selva (Tingo María) que ocupa el décimo lugar. Quizá no nos debe sorprender mucho, porque en provincias las privadas aún no son tan fuertes como las públicas, que los cinco Consejos Regionales Universitarios de la ANR sean encabezados por universidades públicas.
"Nos preguntamos dónde están las aparentemente exitosas universidades privadas empresa, como la Universidad Particular San Martín de Porres y la UPC".
Es el mismo autor, muy experimentado en estos temas, quien nos advierte que es un estudio piloto al que solamente 59 universidades respondieron enviando información, algunas de manera incompleta, otras escasa e imprecisa y muchas privadas/negocio simplemente guardaron silencio, ya que lógicamente esperan que el mercado las juzgue, como la UPSMP, de la que era rector el actual ministro de Educación, José Antonio Chang, que para entonces parece no estaba muy interesado en ubicarse en el tercio superior. Las que respondieron oportuna y convenientemente, a fines del año 2005, con información para evaluar los 18 índices distribuidos en siete indicadores, fueron San Marcos y la Cayetano Heredia. Actuaron con transparencia y ocuparon los primeros puestos.
Hay que considerar con mucha prudencia este ranking, sin olvidar lo que verdaderamente es: un primer intento de poner a las universidades en un orden meritocrático. Pero debemos aprovechar esta ocasión para exigir a todas ellas, en nombre de una sana competencia, que exhiban su información, la calidad, dedicación y producción de sus docentes, sus planes de estudio, sus campos clínicos, bibliotecas, laboratorios, sus centros de investigación en Lima y en provincias. De esta manera, muy pronto podremos saber qué universidades tenemos ante nosotros para poder tomar, padres e hijos, las mejores decisiones.
No se puede aún responder a la pregunta inicial, pero sí decir que en nuestro país, con tantos prejuicios ancestrales, no elegimos objetivamente la universidad dónde estudiar. Pero es justo saludar a la universidad pública, por su tenacidad, casi su heroísmo, de sacar la cabeza cuando muchos tratan de sumergirla, y también expresar respeto a las universidades tradicionales sin fines de lucro.

4 comentarios:

Fernando Yucra dijo...

Excelente articulo q refleja el problema q tenemos los profesionales ( o futuros como en mi caso) cuando egresas y te enfrentas con profesionales de otras casas de estudio q muchas veces compiten contigo y esto hace q tus exigencias económicas q te mereces sea minimizada por el exceso de competencia, más no competencia de nivel.
Hace unos dias salió a la luz, q el Ministro Chang fue expulsado de la PUCP por 4 "tricas" es decir: fue el tercio inferior de su promoción. Y en la UNFV termino como tercio superior. Como comparamos esto: El tercio inferior de la PUCP tiene el mismo nivel q el tercio superior de la UNFV y como lo explicamos, sin herir suceptibilidades ???
Salu2 cordiales
Fernando Yucra
Est. UNMSM
Est. UNAC

Anónimo dijo...

No sé hasta que punto el ranking del Sr Burga sea bueno sobre todo si sabemos como andan las universidades estatales. Sobre todo conociendo las serias deficiencias en infraestructura y también en profesorado que adolecen , pues para nadie es un misterio que muchos excelentes profesionales prefieren trabajar en una universidad privada por todas las facilidades que otorgan.

¿Acaso el Estado Peruano a través de ese ranking quiere dar a entender que todo anda muy bien dentro de las universidades estatales? Hay facultades tales como San Fernando ,Derecho y Odontología dentro de SAn Marcos que son excelentes ¿pero lo mismo se puede hablar de las demás? lo mismo sucede con la gran mayoría de las universidades tanto privadas como públicas .

En todo caso siempre me ha parecido absurdo tratar de calificar universidades y más aún si entre los puntos que tomaron en cuenta para ello se encuentra el exámen de ingreso que como se sabe no mide nada y si en caso lo hace es tan sólo la capacidad memorística de los postulantes .

Brenda , UPC (est. ext)

Franklin Medrano Díaz dijo...

Hola Brenda,
Sobre tu comentario:
1. El ranking en cuestión no es del señor Burga sino del doctor Piscoya que la realizo con apoyo de la ANR y UNESCO. Los ranking son ahora más útiles que nunca porque son el primer referente que permitiría una "standardización de la calidad" de la enseñanza en las universidades. Esto es una meta que se ha puesto la Unión Europea con la finalidad de facilitar el traslado de profesionales a diferentes países sin que la "famosa convalidación" sea un martirio.
2. Es cierto que generalmente en infraestructura las universidades privadas están mejor pero esto no se cumple con todas. Es decir, son pocas las universidades privadas que requieren de óptimo equipamiento para laboratorios de ingeniería o medicina. En cuestiones de aulas, esto cambia. Enseñar Derecho no requiere de grandes laboratorios sino de libros y aulas adecuados. No obstante, lo esencial es el docente. Los docentes se van a privadas no porque están mejores equipadas sino porque "pagan mejor".
3. Sobre que el Estado no tiene la intención de aparentar que "las universidades públicas están bien". Bueno, el Estado no tiene ninguna intención pro o contra las universidades estatales. Estas instituciones esta a la deriva.
4. Sobre los exámenes de admisión, hay algo que es objetivo: De 12 postulantes a las universidades públicas sólo 1 ingresa. En las privadas, con excepción de 2 o 3, de 2 postulantes ingresan 1 o incluso ambos. En las universidades nacionales los exámenes de admisión no son esencialmente memorísticos. La gran mayoría de porcentaje de las pruebas de ingresos es en razonamiento verbal y razonamiento matemático. Luego son los ejercicios en ciencias y por último, la parte de conocimiento o humanidades, que si bien puede ser tomada de memorística, es un porcentaje mínimo. No obstante, creo que tienes una noción negativa del memorismo. La historia y las humanidades es lo que caracteriza a una universidad "humanista" y no "moderna". Este “paquete de cursos de humanismo” es lo que se promueve con grandes inversiones en los países del primer mundo. Aquí no pues.
5. Tengo amigos de la UPC y no dudo de sus habilidades. El problema es que hay profesionales y políticos que consideran que las universidades públicas representan las ruinas de la pre-modernidad y las universidades-privadas-empresas serían la punta de la lanza de la evolución humana. Por ello, según esta lógica, las universidades privadas son esencialmente superiores. Para mi esto no es así, tampoco a la inversa, son lógicas distintas que pueden convivir.
6. Por ultimo, No creo que San Marcos sea una institución caduca ni mucho menos las demás u. públicas. Creo que es la educación pública en todos sus niveles es la que (por su carácter público) tiene mayor responsabilidad de promover el desarrollo del país no sólo en lo económico sino en lo científico, cultural y político.

Saludos Brenda y gracias por tus comentarios.
Franklin

Anónimo dijo...

Hola, soy estudiante de la UNMSM y en mi opinión personal la mayoría de profesores dejan bastante que desear, no llegan a su hora, se retiran antes, no hay preocupación o motivación para que el alumno aprenda, pueden saber su tema pero dictan sus clases por dictar. Me refiero a muchos de ellos, no a todos. Ahora estoy en la UIGV y la verdad las cosas son totalmente distintas, todo lo contrario a lo que mencioné e incluso los profesores se comunican con los alumnos de forma fluida, en cambio en la UNMSM siempre se impone una distancia marcada que impide esta comunicación y la verdad a través de esa comunicación alumno-maestro se aprende mucho. La UIGV y otras universidades particulares no tienen lo que muchas nacionales tienen, lo cual también se logra con los años y no se va a comparar los años que tiene la UNMSM con cualquier universidad particular. A mi me gustaría saber por qué consideran tan malas universidades a las particulares y siendo mas específica a la UIGV.

De antemano gracias por los comentarios.